Dormitorio Vintage

Filtrar
Filtros

No hay productos disponibles

¡Estate atento! Próximamente se añadirán más productos.

Dormitorio Vintage

Más información

Dormitorio Vintage

Cómo decorar y amueblar un dormitorio vintage

Si hay un estilo que se roba las miradas, sin duda es el vintage, lo que nos lleva a recomendarlo a ojo cerrado a la hora de decorar los dormitorios de tu hogar. 

Se trata de una opción práctica, fácil, y económica. Debido a su ergonomía y a las bondades estéticas que ofrece, hoy traemos este artículo para ti. 

gHdKD56hLRPCuhTdncXaWV5ExzenEzeLZuslVjouYp63pQ80KeFDz_w9xD8KQmRKfuWMrpW7A26BXDiJPE9nKO_yVa7R2uKnBT1zFMJxrRDwf042gsTUlSJ2becYOw

Es una tendencia que reúne características de dos estilos: clásico y moderno. Por ello es necesario elegir cuidadosamente los elementos decorativos, mobiliarios y la distribución de cada cosa. Adicionalmente, este tipo de dormitorios deben ser acogedores y familiares, es decir, tener un carácter palpable.

Consejos para decorar tu dormitorio estilo vintage 

Renueva y reutiliza

El estilo vintage se enfoca en reutilizar muebles y elementos que tenemos olvidados en el hogar. Esta es una forma excelente de no desperdiciar las cosas antiguas que tenemos, y de contribuir con el ambiente. Además, nos permite cuidar nuestro presupuesto, y rediseñar el dormitorio a un bajo costo. 

Para poder utilizarlos debes lavarlos bien o realizarles mantenimiento, de manera que conserven su efecto envejecido, pero sin mostrarse deteriorados. Puedes colocar esculturas que tengas guardadas, así como repisas, estanterías, portarretratos, jarrones, etc.

Usa colores alegres 

Lo ideal es usar colores alegres, pero en tonalidades pasteles que suavicen lo rústico de los muebles, que por lo general, están elaborados en madera o acero inoxidable. Las paredes pueden pintarse de blanco, beige, amarillo pastel, coral, rosa, o lila. En este sentido, el negro, blanco, y gris (en sus diversas tonalidades, como perla, antracita, etc), también son admitidos en esta tendencia.

Recuerda que las paredes puedes ser lisas, rugosas, o tener diseños exóticos como rayas o figuras pintadas. No obstante, cuidado en las habitaciones pequeñas, porque esto podría saturar la estancia. 

En el techo puedes escoger diferentes colores como el negro, el marrón , el azul rey… 

ESxUL0UIsX1DfcG4pq4IeFwBHOmJbf9nUNO_zjXixYzd2kejRzOXbKE3LvtP4uqCtvP3708C4FhFxm7TOuljcYo4M5UIuIY4tfepUdUsvg93ig7foxU80zoQt2vOpA

Papel pintado

Es más económico que pintar, y también muy original. El papel tapiz es una opción versátil, lavable, removible, y accesible, bastante apropiada para dormitorios vintage. Nos transportará a la década de los 60, y es indudable que añade personalidad y carácter a la habitación. 

Te recomendamos que las figuras, texturas o colores del papel, sean equilibradas, para evitar sobrecargar. Lo recomendable es poner el papel en una sola pared, donde podemos colocar líneas, dibujos, animales, flores, o patrones, y el resto de las paredes conservarlas en colores neutros. 

Ponte creativo: Alfombras y texturas

Una forma de aportar color es mediante alfombras o elementos con textura que aporten dinamismo a la habitación. Las mejores son las coloridas, estampadas o con patrones. En este sentido, los estampados y texturas no pueden faltar en los dormitorios vintage, esto es algo que puedes insertar mediante cortinas, manteles, edredones, almohadas, cojines, sillones, etc.

Todo esto con la finalidad de crear relieve, aunque esto también se puede conseguir con telas vaporosas, edredones de plumas, y sábanas de algodón. ¡Ojo! El propósito es mantener el orden, así que por cada objeto extravagante que agregues, procura colocar un elemento neutro. 

Iluminación

La iluminación en estas habitaciones es imprescindible, puesto que al usar bases oscuras como el marrón, gris o negro, es necesario equilibrar para que el dormitorio no luzca opaco, frío e impersonal. 

Puedes usar iluminación natural o artificial, lo recomendable es que la habitación tenga al menos una ventana o alguna colación de luz. En caso de que no cuentes con esto, puedes agregar lámparas de techo, preferiblemente de cristal o tipo araña, para suavizar y aportar un toque moderno. 

LgzhVaPwG7XcE-g3tM03C27kwS3LdScOVN7_NrNs2Y4Pfee3R9Et4O9F0u9qJQ_tvd4SHCGxaxKZEy6gHZ_Jq0-evLDZQ_0iD7aUyH3JSnfwJpgun32wolyQDs3wcg

Otra opción es contar con mesas auxiliares para colocar lámparas de mesa, de hecho existen algunas con luces de colores, y también encuentras variedad de formas divertidas. 

Ventajas y desventajas del estilo vintage en dormitorios

Ventajas

  • Puedes reutilizar muebles.

  • Aporta personalidad y carácter a los espacios.

  • Maximiza el espacio.

  • Fusiona el estilo moderno con el clásico.

  • Un estilo ahorrativo que cuida tu presupuesto.

  • Cada dormitorio será creativo, original y personalizado.

Desventajas

  • Las piezas de colección para dormitorios vintage suelen ser costosas.

  • Puede hacer que algunos espacios luzcan más pequeños si abusamos de ciertos elementos. 

  • No siempre se puede reutilizar lo que tenemos en casa, si el elemento o mobiliario no se encuentra en óptimas condiciones.

  • Puede ser sinónimo de desorden y saturación visual si no nos organizamos adecuadamente.

Muebles para un dormitorio vintage

Seguramente lo más esperado de este artículo, puesto que los mobiliarios son un elemento clave en cualquier dormitorio que no se debe tomar a la ligera. Entonces… ¿Cómo deben ser los muebles en una habitación estilo vintage? Principalmente deben estar fabricadas en materiales duraderos y resistentes, como MDF, madera, melamina, madera rústica, acero inoxidable, hierro, etc.

En cuanto al diseño, es importante fijarse en los detalles, los muebles para este tipo de habitación deben tener dinamismo, y eso se consigue mediante las rayas, patrones, curvas, superficies con relieve y detalles. 

La cama es elemental, por ello debe ser cómoda, pero también tener un estilo que combina lo rústico con lo moderno. En este sentido, debes hacer hincapié en la decoración en el área del cabecero, y también puedes agregar un cofre al pie de la estructura para aportar carácter. 

En cuanto al armario es importante que sea rústico y firme, con un estilo marcado. En este espacio puedes aprovechar para colocar un espejo en la puerta del mobiliario y decorarlo con piedras o elementos que generen relieve. 

Por supuesto, el almacenamiento también es importante y no debemos olvidarlo, así que dependiendo del espacio podrás agregar ciertos muebles que te serán de gran ayuda. Como primera opción te ofrecemos los aparadores, que son toscos y cuentan con bastantes compartimientos, lo cual se relaciona estrechamente con su capacidad de almacenaje. Aquí puedes guardar ropa de cama o joyas, y combinará muy bien si lo compras en un color fuerte.

La cómoda es una manera de asegurar el almacenamiento en el dormitorio, y es más pequeña que un aparador. Sobre ella puedes colocar fotografías, floreros, esculturas, y lo mejor es que elijas una con bordes suavizados.

Mientras tanto, las mesitas de noche tienen una superficie de gran utilidad, que personalizamos según nuestros gustos. Pueden ser rústicas si queremos hacer hincapié en el estilo clásico, o pequeñas y delicadas si queremos aportar toques modernos.

f5N7dfYhdR4veqS_lWljDKU6Y4kvoiq7c2A4Ek_gDjwOplclM78qCdm1vy7UnB5zCC7emW9F-LE1Fjxt9IQywlokf38JKApIUdnLO4tTzweL1NMP-Nkni04xPwWCSQ

1

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos un comentario.