Aparador negro

Filtrar
Filtros
X Cerrar

Precio

285,00 € - 450,00 €
Aparador Kuma Gris antracita

Aparador Kuma...

385,00 €
Ver 1 de 6 productos

Aparadores negros

Si estás buscando un mobiliario para el hogar que facilite tus tareas cotidianas, y al mismo tiempo funcione como un elemento crucial en la decoración, definitivamente los aparadores son tu mejor opción. ¿Nunca habías escuchado hablar de estos prácticos y versátiles muebles? ¡Es hora de cambiar esto!

¿Cuáles son los beneficios de los aparadores?

  • Permite el almacenamiento seguro de cualquier tipo de objetos. 
  • Sirve como elemento de decoración, así como para exhibir objetos, esculturas, portarretratos, artículos, etc.
  • Evita el desorden. 

Comparten similitudes con otros muebles para el hogar, como las cómodas, vitrinas o mesas auxiliares. En este artículo te enseñaremos a diferenciarlo, así como a ubicarlo en tu hogar y a elegir el más adecuado conforme a tus necesidades. 

Diferencias entre aparador, cómoda, vitrina, alacena y mesa auxiliar

Es importante empezar diciendo que todos estos muebles pueden utilizarse como un aparador, ya que sus funciones y características se asimilan un montón. No obstante, en el caso de la vitrina lo diferenciamos porque suele ser un mueble de vidrio que deja los objetos a la vista, y suele ser el favorito de los amantes del arte o de los recuerdos, porque te permite exhibir regalos, esculturas, jarrones, etc. 

El aparador se considera un mueble de almacenamiento de tamaño medio, donde puedes mantener resguardadas tus pertenencias y alejarlas de los ojos curiosos. Es un mueble versátil y multiusos porque además de tener espacio de sobra en su interior, te brinda la oportunidad de colocar algunas cosas en la superficie. Probablemente se trata del más buscado, porque puedes colocarlo en cualquier lugar del hogar sin desentonar: Hay aparadores para el dormitorio, recibidor, cocina, salón, comedor, etc. 

La alacena en realidad es un armario empotrado pensado exclusivamente para la cocina, por lo general tiene estantes para guardar cubiertos, sartenes u ollas, y comida no perecedera. 

Mientras tanto, si bien las cómodas pueden ser reemplazadas por los aparadores, se diferencian porque son más pequeñas, y es impensable ponerlas en la cocina o en el recibidor. En sí son un mueble para el dormitorio donde se guardan objetos personales, ropa, etc.

Y finalmente, las mesas auxiliares son fáciles de reconocer, porque rara vez tienen espacio de almacenamiento (o suelen tener un solo cajón), y están pensadas para colocar plantas, jarrones, o para utilizarlas durante las meriendas. 

¿Dónde poner un aparador negro?

Existen aparadores de comedor, que de hecho son probablemente los más conocidos. En ellos puedes almacenar platos, cubertería, vajillas, mantelería, así como colocar objetos sobre su superficie. Mientras tanto, los aparadores de salón son más grandes y son ideales para colocar un televisor, e incluso un portátil u ordenador de mesa. También puedes poner plantas, o agregarlo debajo de un espejo para colocar maquillaje, kit de cuidado de la piel, perfumes, joyería, etc. 

Por su parte, los muebles aparadores para el dormitorio ayudan a mantener las habitaciones ordenadas, y funcionan como baúl o estante. Generalmente, tienen varios compartimentos, de modo que podrás organizar tu ropa a tu gusto. 

Finalmente, para pisos pequeños o pasillos, encontramos los aparadores estrechos, si tienes poca capacidad de almacenamiento, no deberías desperdiciar estos espacios. 

¿Por qué elegir aparadores negros?

Tal vez te estés preguntando, ¿por qué negro, y no otro color? Es imposible ignorar que el color negro es uno de los más buscados a la hora de decorar interiores, y lejos de la creencia de que sugiere exclusivamente tristeza u oscuridad, es una tonalidad que ofrece múltiples ventajas. 

En el caso de los aparadores, es una excelente idea elegir uno negro porque permite agregar elegancia a los espacios. Además, los interioristas sugieren evitar el negro como base de las habitaciones, así que lo ideal es incorporarlo sutilmente para disfrutar de un toque sobrio y sostificado, sin excedernos. 

Si lo combinas con muebles, objetos, o elementos de decoración en tonos blancos, podemos lograr un relieve visual en la habitación, y lo más importante, alcanzar un equilibrio impoluto. 

Lo aconsejable es utilizar el negro en objetos pequeños, como muebles (un aparador en esta tonalidad sería perfecto), jarrones, cojines, pisos, etc, mientras que el blanco será el protagonista de las instancias, por lo que es una buena idea utilizarlo para paredes o mobiliarios más grandes. 

Materiales de los aparadores negros

Es importante que sepas que los aparadores negros se fabrican en diferentes materiales, por ejemplo tenemos los aparadores negros lacados que son muebles cuya base es la madera o melamina , son lijados y posteriormente sellados con un barniz, para obtener un acabado más elegante, iluminado y sostificado.

El metal por su parte, es resistente, de mayor durabilidad, elegante, y atemporal. Dentro de esta categoría encontramos los muebles aparadores negros de hierro forjado, que tienen un considerable valor estético, con acabados exquisitos, son de excelente calidad, y más económicos que otros tipos de muebles. 

Además, también podemos encontrar aparadores negros con brillo, que aportan luminosidad.

Estilo de aparadores negros

El estilo del aparador determinará gran parte de la personalidad de nuestros espacios, por eso es recomendable comprarlos a consciencia, podemos encontrar los siguientes estilos en aparadores negros:

Vintage o clásico. 

Combinan a la perfección con decoraciones conservadoras, sosteniendo la armonía de todos los elementos. Lo mejor es que se pueden incorporar en cualquier habitación, sin importar realmente el tipo de decoración, porque no desentonan. 

Minimalistas o modernos

Los aparadores son perfectos para espacios minimalistas y modernos, en especial cuando los encontramos en tonalidades oscuras. Esto se debe a que ayudan a mantener el orden, ofrecen capacidad de almacenamiento, no ocupan demasiado espacio, y añaden elegancia y frescura a las habitaciones.

Coloniales o rústicos

Están fabricados con madera o melamina  y revestidos con pintura negra, si colocamos un espejo encima de la estructura, podremos modernizarlos un poco. Los aparadores rústicos gritan personalidad, naturalidad y versatilidad. 

Neoclásicos

La intención de mantener un ambiente clásico, pero con toques modernos, puede hacerse realidad mediante los aparadores neoclásicos. Son sencillos, y excelentes para las personas que quieren mejorar el aspecto de sus hogares, sin perder el toque de historia y personalidad. Lo mejor es que son muebles atemporales y sofisticados.

El estilo nórdico también es una opción, estos aparadores son sencillos, luminosos y están en tendencia. Recuerda elegir un mobiliario que se adapte a tus necesidades, y que sea atemporal.