Aparadores rústicos

Filtrar
Filtros
X Cerrar

Precio

345,00 € - 420,00 €
Ver 1 de 2 productos

Todo sobre los aparadores rústicos

Seguramente has considerado agregar aparadores rústicos a tu hogar, puesto que encajan muy bien, sobretodo en el salón o comedor. Este mobiliario le dará un toque de personalidad a cada rincón, y romperá la monotonía. ¿Por qué tener un aparador? Básicamente facilitan el almacenamiento, y son claves para mantener el orden y la estética en el hogar. 

Si todavía tienes dudas o no sabes cómo integrar este tipo de aparadores en tu hogar, quédate hasta el final del artículo para que aproveches toda la información que tenemos para ti. 

Ventajas del estilo rústico

Primero, debes saber que el estilo rústico es beneficioso, y existen muchas razones por las que lo amarás. Después de leer esto, estamos seguros que correrás a nuestra tienda a encargar tu propio aparador rústico. Lo primero, es que sirve para darle un nuevo aire a cualquier espacio, sin romper la armonía.

Asimismo, te sentirás cómodo porque el estilo rústico ayuda a construir espacios familiares y acogedores, por ello es perfecto para el salón. Debes saber que, los aparadores de este tipo suelen atraer la luz y aportan calidez a la zona, por lo que podrás disfrutar de buenos momentos, y relajarte a tomar una taza de café por las tardes. 

Si todavía no te convences, te contamos lo mejor. Y es que los aparadores rústicos son atemporales y puedes modernizarlos con detalles decorativos, además son bastante económicos en comparación con otros mobiliarios. Sin duda alguna, son ideales, y se fabrican en materiales resistentes y duraderos, como la madera en sus diferentes presentaciones, o la piedra, hierro y metal. Los colores que caracterizan este estilo son los pasteles y neutros, como el beige, ocre, rojo teja, y el blanco. También puedes complementarlo con toques de marrón, verde, amarillo, rojo naranja, o gris.  

Desventajas del estilo rústico

Sin embargo, debes considerar si este es el tipo de aparador más conveniente para ti, o si tal vez deberías invertir en otro estilo más apropiado. Si no agregas un toque de color, estos aparadores pueden resultar fríos e impersonales. Además, su mantenimiento requiere dedicación, porque si los materiales se deterioran, arruinarán el efecto protagonista de estos muebles.

Cómo elegir el mejor aparador rustico

Ten en cuenta que son versátiles, y los expertos aseguran que derivan del estilo industrial, pero con un toque más cálido. Son idóneos para separar espacios, y mantener conceptos abiertos, donde se puede prescindir de las puertas. Por eso debes elegir el mejor, porque podría convertirse en el protagonista del hogar. 

Para elegir el adecuado debes enfocarte en el espacio disponible, ya que el atractivo de los aparadores rústicos suele ser que son estrambóticos, pero esto puede convertirse en un problema en habitaciones con movilidad limitada. En este caso, lo mejor es busca algo más pequeño, que mantenga las características.

Asimismo, evalúa cuántos cajones o gavetas necesitas, de acuerdo con la función que el mobiliario cumplirá en tu hogar. 

Tips adicionales

Materiales naturales

El tipo de aparador rústico, dependerá en gran medida del material utilizado, por eso debes conocer qué ofrece cada uno. 

Para realzar su estilo, lo mejor es elegir aparadores fabricados en madera natural, o en fibras vegetales. Esto puedes complementarlo con un toque de blanco, y agregar cuadros o espejos en la parte superior, para que sea más luminoso y moderno. Este será un truquito esencial, sobretodo si el espacio es pequeño o no tienes ventanas que dejen colar la luz.

La madera es un material catalogado como inmortal y atemporal, porque perdura en el tiempo, y se apega a las tendencias actuales. Entre sus ventajas encontramos que es una materia prima renovable, por lo que puede repararse en caso de deterioro, es resistente, cálido, y crea armonía en cualquier espacio. Incluso es un aislante término, por lo que en verano tu aparador mantendrá la frescura y conservará adecuadamente lo que guardes en su interior. En cambio, en invierno se mantienen calientes y gustositos. 

Es de calidad, su mantenimiento es relativamente económico, y mantiene a raya la humedad, lo que evita su deterioro prematuro. Por su parte, los aparadores de piedra mantienen las temperaturas reguladas, son resistentes, y soportan cualquier tipo de desgaste como golpes, rayas, o agentes externos. 

Otra opción más sofisticada es elegir aparadores con acabados en metal, bronce, cerámica, hierro, o latón, preferiblemente pulidos. También puedes buscar un mobiliario que tenga detalles de plata u oro, pero esto elevará el costo considerablemente. 

Tampoco podemos olvidar los aparadores de mimbre, que son ligeros, fáciles de trasladar, y resistentes, son ideales tanto para exteriores como para interiores. Una opción amable con el ambiente que también puede funcionar es el ratán o las fibras naturales, como el lino o algodón.

Iluminación

No solo puedes apoyarte en la luz que entra por las ventanas, o en espejos, también puedes colocar velas para romantizar el ambiente, o luz artificial que hará que el espacio no luzca frío durante la noche. Para ello puedes colocar lámparas de colores o de luz amarilla sobre la superficie del aparador. 

¿Te gusto el artículo? Déjanos un comentario.