Muebles de dormitorio

Filtrar
Filtros

No hay productos disponibles

¡Estate atento! Próximamente se añadirán más productos.

¿Cómo organizar la habitación?

Cuando se trata de los muebles del dormitorio, inmediatamente  pensamos que tenemos que elegir muchas cosas para que funcione y luzca bien. La realidad es que en estos espacios, menos es más, y apegarse al concepto minimalista facilitará el proceso de decoración. 

No todos los dormitorios necesitan miles de cajones, ni tocadores, o estanterías, los mobiliarios variarán de acuerdo a las necesidades particulares de cada persona. Por eso en este artículo te mostraremos  los muebles de dormitorio que no pueden faltar en una habitación funcional, y cuál es la mejor forma de identificar aquellos que debes agregar a tu carrito de compra. 

Como siempre te recomendamos empezar tomando medidas del espacio disponible, pues los mobiliarios y las características de los mismos, variarán de acuerdo al tamaño del dormitorio. Si tu habitación es pequeña, apégate al minimalismo y selecciona cuidadosamente lo que necesitas. En cambio, si dispones de unos cuantos metros cuadrados a tu favor, puedes agregar más cosas, solo evita saturar y aglomerar, para mantener la armonía. 

Tipos de muebles de dormitorio

Cama

Empecemos por la cama, que es el mobiliario protagonista de cualquier habitación. La mayoría de tu presupuesto debería centrarse en esta compra, porque tiene implicaciones  en tu rendimiento, estado de ánimo, y calidad del sueño. Si quieres más detalles al respecto, tenemos un artículo sobre cómo comprar camas blancas para tu dormitorio.

Lo ideal es encontrar una base de buena calidad, combinada con un colchón que brinde ergonomía y soporte a nuestro cuerpo. Además, si te gusta ver películas o leer, es importante encontrar una cama con cabecero para proteger la espalda de malas posturas. 

Muchas veces compramos una cama, y pensamos que el problema está en la base, pero la verdad es que todo radica en el colchón. La base tiene la tarea de soportar adecuadamente nuestro peso y la del colchón, pero no es la responsable directa de dolencias o problemas al dormir.

La dureza del colchón variará de acuerdo a tus necesidades, básicamente:

Un colchón firme ayuda a mantener la higiene postural, pero si es excesivamente duro puede significar un riesgo para las personas que sufren de problemas en las articulaciones, así como para las personas cuyo peso corporal es menor a 65kg, o que se mueven mucho durante las noches.

Los colchones de dureza intermedia, probablemente son los más recomendados, estos son excelentes si duermes de lado o te mueves mucho.

Los colchones muy suaves, pueden ser confortables, pero con el tiempo promueven la malformación de los huesos, en especial en niños y gente mayor. 

Mesita

La mesita auxiliar o de noche es un gran soporte que no debe faltar en una habitación, en especial si eres de las personas que les gusta tener una lámpara o libro a la mano, o si quieres un lugar para poner el despertador y el móvil.

Para su elección es importante tomar en cuenta el espacio disponible, agregando una distancia prudente entre la cama y este mobiliario, de manera que evitemos accidentes durante la noche. Es importante considerar su forma, tamaño, y analizar qué elementos podemos guardar o colocar aquí, con esto en mente te prometemos que tomar la decisión correcta, será mucho más fácil.

Ten en cuenta que una mesa de noche no es igual a un aparador, lo ideal es que sea del mismo tamaño o más pequeña que nuestra cama, de modo que podamos alcanzar la superficie sin problemas. 

Armario y zapateros

Dos herramientas de almacenamiento que van de la mano, y que nos permiten guardar nuestras prendas y calzado, protegiéndolos de agentes externos que pueden deteriorarlos. Los armarios pueden ser pequeños, con puertas abatibles, plegables o correderas, e incluso lucir como un vestidor. 

Necesitan estar en un lugar ventilado, y ser organizados con frecuencia para evitar que se acumule el polvo y los ácaros. Te recomendamos tener en tu armario organizado por:

  • Colores. Es una forma práctica de encontrar las prendas con mayor facilidad, y visualmente es muy agradable. Como desventaja, algunos tops o prendas pequeñas, pueden camuflarse, al ser todas del mismo color.
  • Temporadas. Durante el invierno es probable que no necesites ropa descubierta, así que para evitar estresarte, trata de tener en la primera hilera la ropa que utilizarás de acuerdo al clima o a las tendencias.
  • Básicos primero. Los básicos nunca pueden faltar, y nos referimos a las prendas monocromáticas que nunca te dejarán mal, procura tenerlas a la mano, de modo que después de vestirte tu dormitorio no sea un desastre.
  • Utilidad. Coloca las chaquetas con las chaquetas, los pantalones con los pantalones. Esto te ayudará a encontrar las prendas que necesites de manera automática. 

En cuanto al zapatero, procura tener al menos uno en tu habitación, para no tener el calzado desparramado por doquier. 

Tenemos un artículo hablando de los armarios juveniles y de los zapateros para el hogar, por si buscas información al respecto. Además, si colocas un espejo en la puerta de un armario abatible, tendrás un mueble multifuncional y ahorrarás mucho espacio. 

Cómoda y Sinfonier

Las cómodas generalmente se asocian con mobiliario que permite el almacenamiento de ropa, gracias a que cuentan con múltiples compartimientos. Te recomendamos escoger una que tenga al menos siete cajones, y que sean espaciosos y resistentes. Por lo general, en ellas se guarda el ajuar de cama, prendas de estar en casa, ropa interior, medias, etc. 

Mientras tanto, un sinfonier es un mueble que se considera familia de las cómodas, debido a que sus funciones se asemejan, la diferencia es que es una estructura más grande, que no solo permite guardar ropa, también objetos de diversas índoles. 

Sillón, sofá o silla

Es un mobiliario opcional, y nuevamente dependerá del espacio. Una silla puede venir muy bien para acompañar un escritorio, colocar libros o simplemente por si tienes invitados. Los sillones y sofás ocupan más espacio, pero aportan estilo a las habitaciones, y son apropiados para aprovechar las esquinas, paredes, ventanas, y por supuesto, quedan fenomenal junto a la cama. 

¿Cómo organizar un dormitorio?

Asegúrate que sea ventilado, con al menos una ventana a tu favor, y por supuesto que la temperatura sea de tu agrado. Si hace mucho calor o mucho frío, es probable que pases noches de pena. Si está en tu presupuesto, intenta tener calefacción y aire acondicionado, para hacer frente a los calores y fríos extremos. 

La iluminación es primordial, durante la noche procura tener una habitación con luz tenue o ausente, de modo que puedas descansar mejor. Mientras que en el día y la tarde, asegúrate de contar con lámparas, para realizar tus tareas cómodamente y mantener un estado de ánimo elevado. 

En conclusión, ¿qué debe tener una habitación? Todos los elementos que te brinden bienestar, y te permitan descansar, recrearte, almacenar y estudiar. También puedes optar por muebles multifuncionales que realicen varias funciones y te ayuden a maximizar el espacio.