Cajoneras

Filtrar
Filtros

No hay productos disponibles

¡Estate atento! Próximamente se añadirán más productos.

¿Para qué sirven las cajoneras?

Cuando ves cajoneras en exhibición o en sitios web, ¿qué es lo primero que se te viene a la cabeza? Seguramente todo lo que podrías almacenar y ordenar si las tuvieras en casa. ¡Deja de pensarlo y hazlo realidad! 

Si te estás preguntando ¿Para qué sirven las cajoneras? Debes saber que son muebles de almacenaje, que se pueden clasificar de acuerdo a nuestras necesidades. Es muy sencillo identificarlas, bien sea mediante colores, pegatinas, o con escritos, todo apegándonos a los criterios estéticos de la habitación.

Interior Del Dormitorio Con Inodoro Y Espejo En Casa

1

Las cajoneras son más comunes para los dormitorios, pero también se pueden tener en el recibidor, baños, cocina, ajustados a las necesidades de cada área. Incluso la cajonera se puede usar como una mesita de noche, de modo que tengamos un mobiliario dos en uno. ¿Qué te parece? Si quieres saber más, quédate a leer el artículo.

¿Cómo elegir la mejor cajonera?

Determina el lugar

Lo primero es decidir dónde colocaremos la cajonera, porque dependiendo del lugar desempeñará una función u otra. Como te comentábamos, las cajoneras pueden ir en una oficina o despacho, en la biblioteca, salón, recibidor, dormitorio, o cocina, la diferencia es que sus características cambiarán radicalmente

En el dormitorio, se utiliza para guardar prendas, ropa de cama, objetos personales, y así resguardarlos del polvo. De esta manera, evitamos que se pierdan, o que la habitación se desordene. Por lo general, son rectangulares y tienen la estructura del tamaño de un mueble, además siempre deben ir alineadas con la cama y los demás objetos. 

En la cocina suelen ser cuadradas o rectangulares, y tienen gran capacidad de almacenamiento, de modo que puedas guardar la vajilla, cubertería, paños de cocina, entre otros. Asimismo, en los despachos, oficinas o bibliotecas, se utilizan para guardar papeles o documentos importantes, es fundamental que estén fabricadas en un material que proteja la información de animales, humedad, y otros agentes abrasivos. 

¿Sabías que? Al principio las cajoneras eran consideradas cofres, y se trataba de una tapa con bisagras donde las personas almacenaban sus pertenencias. Con el tiempo, fue adquiriendo forma, y se transformó en lo que conocemos en la actualidad. 

Busca un estilo 

Es importante que la cajonera se ajuste a la línea estética, y que la gama cromática sea la más adecuada. Por ello, es importante definir si lo ideal es un mobiliario nórdico, clásico, moderno, chic, u otro tipo. A partir de aquí, podremos definir los colores más adecuados y el diseño en general de la cajonera. 

Tamaño y forma

Es importante que la cajonera no choque con otros elementos, para lo que tendremos en cuenta el tamaño de los mobiliarios u objetos que la rodean, y los metros cuadrados disponibles. De esta manera, se facilitará la distribución, y podremos elegir el lugar donde queremos colocarla.

Por lo general son más anchas que altas, aunque hay sus excepciones, en las que se opta por cajoneras altas y estrechas. 

Material

No olvides seleccionar el material, que como te explicamos tendrá gran implicación en la calidad y durabilidad del mueble. Además, esto te permitirá saber qué puedes hacer y qué no, respecto al cuidado y mantenimiento de la pieza. 

Fotos de stock gratuitas de cajonera, interior, mobiliario

1

Por ejemplo, la madera es pesada y duradera, y una buena elección si quieres algo clásico y de calidad. Mientras que el metal, es adecuado para cajoneras destinadas a archivos o bibliotecas. 

Número de cajones y puertas

Si tienes varias cosas que almacenar, debes prestar atención al número de cajones, para saber si son adecuadas para tus necesidades. Aunado a esto, el sistema de apertura es fundamental, que es lo que normalmente conocemos como puertas y tiradores. 

Tipos de cajoneras

Cajoneras abiertas

Este tipo de cajoneras no tienen azas o tiradores, por lo que hay un pequeño espacio entre un cajón y otro, de modo que la persona los pueda sacar cómodamente. Son bastante prácticas, pero no se recomiendan para habitaciones infantiles. 

Cajoneras semiabiertas

Otro modelo sin tiradores, pero son más cerradas, puesto que el espacio entre un cajón y otro es mínimo. Para algunas personas esto puede ser incómodo, así que debes evaluarlo muy bien antes de comprar. Esto facilita el acceso a los documentos, y se utiliza mucho en los archivos u oficinas.

Cajoneras cerradas 

Requieren de tiradores, porque no hay espacio entre un cajón y otro. Son ideales para proteger información confidencial, y en algunos casos incluyen cerraduras herméticas. Además, resguardan documentos u objetos de agentes agresivos como el polvo, animales, humedad, entre otros. 

Elige una vieja cajonera y transfórmala 

Siempre puedes tomar una cajonera de diseño sencillo, o un mueble viejo, y transformarlo a tu gusto. Esta es una manera de darle una segunda oportunidad a ese mobiliario de calidad que tienes en casa, y por supuesto, de economizar. 

Puedes empapelarla con motivos de tu gusto, o simplemente colocar objetos en la superficie que te identifiquen, y que potencien la personalidad del mobiliario. Como por ejemplo, floreros, fotografías, luces LED o lámparas, entre otros. De hecho, encuentras cajoneras vintage en tiendas de segunda mano, para facilitar el trabajo.

¿Tú qué prefieres cajoneras nuevas o vintage?