Mesas blancas

Filtrar
Filtros
X Cerrar

Precio

105,00 € - 285,00 €
Ver 1 de 3 productos

¿Cómo elegir la mejor mesa blanca?

Si estas cansada de desenvolverte en una estancia opaca y aburrida, que te hace sentir estancado, probablemente deberías mirar a tu alrededor y evaluar cuidadosamente los colores de tus muebles. Empezando por el color de la mesa que tienes en cualquiera de tus habitaciones, sean el comedor, cocina, salón o un dormitorio. 

Por si no lo sabías, la mejor opción cuando se trata de mesas, son las blancas, porque no solo se comportan como las protagonistas de la estancia, también ayuda a iluminar los espacios, logrando que luzcan más representativos y confortables. 

Lo mejor es que las mesas blancas son fáciles de combinar, ya que al ser un color base, se caracteriza por contrastar sin problemas con otras gamas o familias de colores. Los tonos más recomendados para sacarle provecho a tu estancia son el azul celeste o marino, el rojo, negro, amarillo, púrpura, turquesa, y lila. 

También puedes colocar elementos de color very peri que, por si no lo sabías, es el color del año, y se trata de una especie de morado o lila bastante llamativo. ¿Quieres conocer más sobre las mesas blancas? Quédate hasta el final. 

¿Cómo elegir la mejor mesa blanca?

Por supuesto, hay ciertas pautas que debes establecer antes de tomar la decisión final. Ten en cuenta que en el mercado encontrarás mesas blancas en diferentes tonalidades, puesto que este color deriva en el perla, hueso, lacado, entre otros. 

1. Mide el espacio

Es importante descartar aquellas mesas que son demasiado grandes, o excesivamente pequeñas, de esta manera, la selección del mobiliario se simplificará. Además, asegúrate que la mesa no obstruya los pasillos o zonas de circulación. Y por supuesto, no olvides estudiar la posición adecuada acorde al espacio, para que no choque con otros objetos o muebles. 

2. Elige una forma

De acuerdo al tipo de espacio y a los metros cuadrados disponibles, habrá ciertos modelos de mesas que resultarán más favorecedores, gracias a su forma. La idea es encontrar un modelo que armonice tu hogar, y te ayude a optimizar cada rincón. 

Si tienes un salón o comedor cuadrado, que es un poco pequeño, entonces prefiere las mesas blancas cuadradas o redondas, que aportarán relieve, profundidad, y sensación de desahogo. Sin embargo, evítalas en áreas rectangulares, porque podrían hacer que todo luzca muy pequeño o estrecho. 

Por su parte, las mesas rectangulares u ovaladas son ideales para armonizar aquellos espacios alargados o rectangulares, ya que harán que todo luzca amplio y pulcro. 

3. Define el estilo de tu preferencia

Al elegir una mesa blanca, tiene el comodín de poder emplear cualquier estilo, y de remodelar constantemente el concepto del espacio. Por ejemplo, las mesas en estas tonalidades encajan muy bien en habitaciones nórdicas, industriales, minimalistas, modernas, o clásicas (si las combinas con madera)

4. Estudia los materiales 

Otro punto a considerar, que no puedes pasar por alto, son los materiales de la mesa. De esto dependerá en gran medida su calidad y durabilidad, así como su garantía estética. Un mobiliario fabricado con materiales de mala gama, se ensuciará y deteriorará más rápido, debido a que no están pensados para el uso frecuente.

En este sentido, puedes optar por madera dura maciza, que combina muy bien con el blanco, y juntos atraen la luz. Además, es de alta calidad y tienes otras opciones más económicas en el mercado, como la madera blanda maciza, la chapa de madera dura, e incluso la melamina.

5. No olvides las medidas de la mesa

Por supuesto, no solo es importante medir el espacio, una vez definido este elemento, también debes tener en cuenta las medidas de tu mesa ideal. Esto facilitará la búsqueda del mobiliario apropiado, y te ahorrará tiempo y dinero. 

Si quieres una mesa pequeña, exclusiva para comer con tu familia, bastará con una cuyas medidas sean menores a 150cm. En cambio, si quieres albergar a tu familia más algunos invitados, definitivamente deberías considerar una mesa que mida entre 150cm y 175cm, estas permiten incluir al menos ocho invitados, respetando el espacio personal de cada persona.

Para familias numerosas tenemos la opción de mesas cuya medida es igual a 180cm, por lo que todos podrán estar cómodos y disfrutar de buenas veladas, es un mobiliario para, aproximadamente, diez personas. Y si además de tener una larga lista de miembros familiares, quieres invitar amigos, tu mesa ideal son las de 240cm, que permiten incluir doce sillas.  

También puedes elegir otros complementos o buscar modelos más elaborados, por ejemplo, optar por una mesa blanca con ruedas, que hacen que la tarea de limpieza se simplifique. Incluir las ruedas dependerá de tus preferencias, y por supuesto, debes asegurarte que el material de las mismas sea resistente, antideslizante y anti rayas.

Considera que una mesa con ruedas es un poco peligrosa para niños, mascotas y adultos. Por último, no olvides que la mesa debe tener a juego sillas que encajen a nivel estético, y que sean cómodas.

No cabe duda que elegir muebles blancos, siempre es un acierto, sobretodo cuando queremos sentirnos a gusto.

¿Ya sabes cómo elegir tu mesa ideal?