Sillones de comedor

Filtrar
Filtros

No hay productos disponibles

¡Estate atento! Próximamente se añadirán más productos.

Sillones de comedor 

Sabemos que escoger los asientos del comedor puede poner nervioso a más de uno, porque es una tarea importante, en la que se debe tener en cuenta la estética del espacio, así como las características idóneas que debe ofrecer el mobiliario, para disfrutar de veladas agradables. Si la mesa es importante, las sillas lo son el triple, porque es donde las personas se sientan y pasan la mayor parte de la comida.

Además, en las tendencias actuales en diseño de interiores, encontramos que hay personas que prefieren los sillones por encima de las sillas tradicionales, pero su elección está sujeta a muchos factores que son importantes evaluar. 

Los asientos obligatoriamente deben ser cómodos y funcionales, pero no están condicionados a la mesa, es decir, puedes realizar mezclas y comprar la mesa por separado. Lo fundamental es que encajen y luzcan bien en relación con la decoración.

¿Sillas o sillones? En este artículo queremos ayudarte a evaluar ambas opciones, y a elegir la que encaje mejor con tu estilo de vida, y tus necesidades estéticas, ergonómicas y funcionales.

Consejos para elegir asientos de comedor: ¿Sillas o sillones?

Tomar medidas

Para delimitar qué nos conviene, es importante saber en base a qué estamos trabajando. Por ello no olvides medir el espacio del comedor, así como la mesa, para conocer cuántas sillas puedes incorporar o qué tipo de sillón puedes elegir.

La ventaja de las sillas respecto al espacio, es que otorga un mínimo de 40 a 60 cm entre cada persona, respetando su movilidad. Para lograr esto con un sillón, es importante entender que el hecho de que tengan más espacio, no significa que pondrás más comensales de los que deberías, porque eso hará que la velada sea estresante e incómoda. En los sillones con 20 a 30cm de separación, será suficiente, dependiendo de las características físicas de las personas sentadas a la mesa.

Si el espacio es muy pequeño, quizás sea mejor jugar con taburetes y sillas, y dejar los sillones en el salón. Asimismo, también hay que considerar la altura de la mesa y que el sillón permita que todos apoyen los codos cómodamente, o por lo menos alcancen la comida y cubertería sin esfuerzos. Como mínimo, el sillón o silla debe tener una altura recomendada de 45cm. 

Los sillones son más voluminosos, y en espacios extremadamente estrechos, pueden ser un error fatal, puesto que saturarán el espacio a nivel visual. No obstante, son mucho más cómodos, y aportan personalidad al comedor. Las sillas llevan como ventaja extra, que podemos encontrarlas regulables en altura, algo que no observamos con los sillones.

Analiza su funcionalidad

El uso del comedor determinará cuál es el asiento que debes incorporar. Si es un espacio que usarás a menudo, tal vez las sillas sean más cómodas y fáciles de mantener. Por otra parte, si hablamos de un comedor al aire libre, puedes disfrutar de sillas de hierro, y también de sillones que crearán un espacio incomparable. 

¿Este sillón será exclusivamente para eventos especiales? Elige uno con ruedas desmontables o con frenos, estos se pueden movilizar con facilidad, gracias al sistema de ruedas que permite trasladarlos sin rayar el piso, y es ideal cuando recibimos un grupo pequeño. Al encuadrarlo en la mesa, podemos activar el freno o retirar las ruedas, dependiendo del mueble que seleccionemos. 

Material

Tanto la estructura y base, como el material del asiento en sí, son importantes y no debe elegirse a la ligera. Por supuesto, como siempre hacemos hincapié, es fundamental que sea materia prima duradera y que brinde ergonomía a los comensales. 

Los tapizados y acabados los dejamos a tu imaginación, procura que sean elegantes, cálidos, y sobre todo, que encajen con la decoración de la estancia. Al tratarse del comedor, te recomendamos evitar los colores claros, al menos que cuenten con protectores, que si bien afectan un poco la estética, resguardan el mobiliario y nos dan un elemento duradero para el hogar. 

Por supuesto, el material de las patas también es clave, ya que deben ser resistentes y proteger el piso de daños irreparables. Dado que las patas suelen elaborarse con madera, melamina, plástico, y metal en sus diferentes presentaciones, te recomendamos que agregues una alfombra, que no solo cuidará los suelos, también servirá como elemento decorativo.

La forma de las sillas o sillones dependerá de la forma de la mesa. En el caso de espacios pequeños con invitados numerosos se recomiendan las mesas redondas u ovaladas, con sillas sencillas o taburetes, por lo que los sillones en este caso posiblemente quedarán descartados. 

En una mesa cuadrada o rectangular, encontraremos elegancia, y la oportunidad perfecta para agregar un sillón sin desentonar, así como sillas con apoyabrazos y respaldo.

pexels-max-vakhtbovych-6969835.jpg

No olvides el mantenimiento

Independientemente si prefieres sillas o sillones, no debes olvidar realizar un mantenimiento periódico y acorde al material del mueble, porque un diseño bonito solo se mantendrá, en la medida que le ofrezcas los cuidados que requiere. Estos tratamientos deben aplicarse a los pisos, mesas, sillas, sillones y elementos decorativos, con el fin que el comedor se mantenga pulcro y con una buena presencia.

Los más fáciles de mantener son los asientos elaborados en madera y piel sintética, aunque la última opción puede tener tratamientos de hidratación costosos. Otro aspecto positivo es que son a prueba de manchas, y esto es un plus en espacios como el comedor o la cocina. 

Ten en cuenta la duración de tus veladas

¿Cuánto tiempo se quedarán los invitados? Esto es fundamental, porque si bien las sillas duras e incómodas están descartadas bajo cualquier concepto, hay quienes cometen el error de comprarlas porque son bonitas o innovadoras, sin tener en cuenta la duración de las veladas. Recuerda que debes fusionar estilo con funcionalidad, y no renunciar a ninguno de tus requerimientos. 

A todos nos ha pasado que estamos en algún lugar disfrutando de un buen momento, pero la dureza del asiento de la silla o sillón, nos hacen sentir incómodos, y mientras más minutos transcurren, mayores son nuestras ganas de marcharnos. Tus invitados siempre deberán sentirse cómodos y atendidos de la mejor forma, por ello prefiere las sillas o sillones que tienen en cuenta la higiene postural y se adaptan a las necesidades particulares de cada persona.

Como podrás notar, comprar asientos para el comedor es más sencillo de lo que parece. Esperamos que está guía pueda serte de ayuda, y que encuentres la mejor opción para tu espacio.